Arquitectura emergente en San Bernardino

31 marzo, 2021

El interés turístico de la ciudad veraniega no solo radica en el Lago Ypacaraí, su gastronomía e icónicos atardeceres, sino que también en las formas y estructuras erigidas a lo largo de su territorio, las cuales albergan recuerdos que se han convertido en historia de la vida estiva de muchos paraguayos.  

Por Luca Meza / Fotos Daniel Ojeda

En esta selección de casas de verano, se observan elementos que representan el habitar en torno a la naturaleza, mediante composiciones que dan destaque a lo esencial y a la vida en convivencia.

VIVIENDA RAV2
Arquitecto César Aquino

La casa familiar del arquitecto abraza la idea básica de la simplicidad, la cual dialoga con las luces y sombras que acompañan el atardecer.

“En un terreno de casi 8000 m2, en la altura y con vista al lago, planteamos esta casa de verano, la cual se genera a partir de dos paralelepípedos superpuestos. El de abajo compuesto de piedra y tierra del lugar; y el de arriba, de ladrillos comunes de la zona, que transmutan para rescatar y fusionar lo natural con lo arquitectónico”, explica César Aquino.

El proyecto recuerda la culata yobái, arquitectura típica de la vivienda rural paraguaya. Dos bloques se enfrentan y una gran galería se recubre por canalones de chapa oxidada y concreto, enmarcando así, la doble altura y pasarela,
transformando un espacio, donde de día y de tarde el filtro de ladrillos juega con la luz del sol creando escenas de luces y sombras. Al caer la noche, es la propia arquitectura la que continúa el juego devolviendo su luz al exterior.

«La arquitectura toma como parámetro la luz del sol, creando un sinfín de escenas de luces y sombras” – César Aquino

CASA HORIZONTE
Bauen arquitectos

Esta vivienda fue diseñada como una prenda de vestir según la ocasión, temperatura y clima; logrando así, el máximo ahorro energético para su acondicionamiento espacial por medio de sombras, terrazas jardín y ventilaciones cruzadas. La obra reinterpreta el corredor jere, galería típica de nuestra arquitectura tradicional, y fue concebida en una planta cuyas paredes deslizantes permiten configurar los ambientes según sus distintos usos, pensando así en un espacio de transición que se materializa en una galería 360°, que redirige la atención a su entorno y brindando protección solar y seguridad para los habitantes.

CASA EN EL BOSQUE
Arquitectos Nicole Jaquet &
Felipe Ramírez

En esta vivienda se destaca el espacio principal de reunión familiar que se reorienta hacia el bosque, siendo de día un
espacio que conecta el interior con el exterior; y en la noche, la casa funciona como terraza, donde se observa el bosque iluminado por las estrellas.

Para mitigar las altas temperaturas, se adoptaron estrategias de
diseño que resuelven el equilibrio térmico. Las paredes de las habitaciones fueron construidas con tierra apisonada, la cual brinda la ilusión óptica de ser el suelo de la naturaleza.

“Las vigas de la galería son los elementos dominantes, que transforman el espacio construido en un ambiente natural, cuyas sombras se mueven rítmicamente, generando tensión hacia el paisaje y así, la arquitectura pasa a ser el mismo bosque”, relatan los arquitectos.

«Aquel lugar que ha inspirado guaranias. Un imaginario de frondosos eucaliptos, infancia y familia. San Bernardino, un lugar donde se hace poesía»

VIVIENDA NOGUÉS
Arquitecto José Cubilla

Construida en un terreno en forma de la letra L con difíciles condiciones topográficas, el arquitecto José Cubilla diseñó esta obra teniendo en cuenta las ventajas que tiene el lugar, sus conexiones y vistas.

Materiales como las piedras utilizadas fueron tomadas del sitio, siendo así amables con el medioambiente. El arquitecto creó un espacio austero, logrando conectarse con el entorno y proyectando una vivienda para una familia numerosa. El área social se da en la planta alta y las habitaciones quedan en el primer nivel.

Al explorar las disposiciones de los vidrios por fuera, y para no ver los perfiles por dentro, se obtuvo como resultado el reflejo del cielo y el entorno.

Reflejada en estas obras está la capacidad creativa del talento paraguayo y la utilización de materiales autóctonos, que en dialogo con la naturaleza, emerge un nuevo horizonte para la arquitectura de nuestro país.

La vivienda trata de respetar la visual, tanto dentro de la propiedad como para los que pasan enfrente.