Danielle Lee, el minimalista del lujo

16 diciembre, 2019

Cuando una gran maison de moda sustituye al diseñador que la encabeza, suscita un enorme revuelo. Últimamente, los diseñadores han estado yendo y viniendo: pocos permanecen por mucho tiempo. Al estancarse, incapaces de reinventarse o vender, suena, estridente, un “Neeext”!

Por Vale Gallarini // Fotos gentileza

Cada vez que un nuevo diseñador toma las riendas de una maison de moda, se arma un enorme revuelo. En años recientes, los diseñadores han estado yendo y viniendo; son pocos los que permanecen al frente durante largas temporadas. Esto no es
de extrañar en un mundo donde mandan los resultados.

No hay que olvidar que hoy en día las casas de moda, en su mayoría, son manejadas por corporaciones, por lo que en el minuto en el que uno se estanca, pierde el factor ‘novedad’ y no es capaz de reinventarse o vender sus colecciones, los directivos no hesitan en gritar: “Neeext”!

Tras diecisiete años como director creativo de la icónica casa italiana especializada en pieles y cuero de lujo Bottega Veneta, el diseñador Tomas Maier fue reemplazado por el británico Daniel Lee, de solo 33 años, graduado de la prestigiosa escuela de diseño de modas londinense Central Saint Martins, y discípulo y mano derecha de Phoebe Philo, exdirector creativo de Céline, con quien trabajó durante años, hasta establecerse como director de diseño de la línea ready to wear.

Bottega Veneta se caracterizó siempre por ser el emblema de un lujo contenido, en cuyo marco lo artesanal, la calidad de
los materiales y lo hecho a mano detentan un valor superior. Bottega Veneta es el reino de lo exclusivo, frente a lo vistoso. Entronizar a Lee fue, sin lugar a dudas, una movida acertada, ya que los años con Philo y su experiencia en Céline –otra
marca en la cual imperan el minimalismo y la sobriedad– le han enseñado a dominar el arte de la elegancia reducida a su más mínima expresión. Kering, la corporación propietaria de Bottega Veneta, acostumbra a hacer movidas certeras en respuesta a las tendencias del mercado y la retroalimentación de la clientela.

El joven diseñador británico Daniel Lee reemplaza al alemán Tomas Maier en la dirección creativa de la icónica casa del lujo del cuero italiano Bottega Veneta, después de diecisiete años.

Recordemos que fueron ellos quienes pusieron a Alessandro Michele, hasta entonces desconocido y segundón, al frente de Gucci, creando con ello una verdadera revolución en la casa de moda. Daniel Lee es una opción similar, creativo, moderno, apropiado para la marca, con mucha experiencia, pero poca notoriedad y, por lo tanto, también poco ego.

El joven inglés hizo su presentación en la pasarela en febrero y generó un verdadero torbellino. El suyo fue de los más celebrados debuts del mes de la moda. Sin lugar a dudas, presentó una colección coherente con los valores de la marca, donde priman el buen gusto y la discreción, agregando notas de modernidad y, sobre todo, siluetas relajadas y cómodas.

Sin embargo, su gran logro radicó en generar una atmósfera emotiva; un homenaje al minimalismo que cautivó al mundo
a fines de los noventa, y en resignificar el lujo, no hacia la ornamentación, sino hacia la calidad que moviliza los sentidos. La fluidez de sus prendas en cuero, que gozan de la ligereza y la suavidad de las telas, es un claro ejemplo de la extraordinaria calidad que aloja cada pieza de esta colección.

Lee dio en el ojo, principalmente, con el gusto de la clientela de Bottega Veneta, que se diferencia por ser extremadamente sofisticada y algo mayor, planteando una colección madura, sobria, pero en absoluto anticuada.

Las carteras y los zapatos de su más reciente colección, lanzada en septiembre pasado, en la semana de la Moda de Milán, se han transformado del día a la noche en los it items de la temporada. Las secciones de calzados y accesorios de las tiendas de lujo del mundo no consiguen mantener en stock los diseños de Lee. Sus mules de plantilla cuadrada, con un intrecciato más ancho, y la cartera hobo intrecciato tuvieron una aceptación instantánea.

Pero Lee no solo empezó con el pie derecho en la pasarela y comercialmente, también fue estupendamente bien recibido por la crítica especializada. A solo ocho meses a la cabeza de Bottega, lideró las nominaciones del British Fashion Awards, prestigiosa premiación anual de British Fashion Council, preseleccionado en cuatro categorías: diseñador de accesorios del año, marca del año, diseñador británico de prendas femeninas del año y diseñador del año.

Todo esto nos lleva a suponer que Daniel Lee apunta a convertir a Bottega Veneta en un clásico contemporáneo que florecerá en el mundo del lujo.

Del día a la noche, las carteras y los zapatos de la más reciente colección de Daniel Lee para Bottega Veneta, lanzada en la última semana de la moda de Milán, se transformaron en los it items de temporada.