Fundación Naho

29 septiembre, 2021

La Fundación Naho brinda un apoyo de 360 grados a niñas y adolescentes en situación de embarazo y/o maternidad a través del empoderamiento, ayudándoles a mejorar su calidad de vida. La directora ejecutiva de la organización, Rebeca Mendoza, conversó con Level sobre los alarmantes datos de esta problemática y sobre las metas de esta entidad sin fines de lucro.

Por Nora Vega / Fotos Chiara Chiriani

Paraguay ocupa el primer lugar a nivel regional en materia de embarazo adolescente. Según los últimos datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la tasa específica de fecundidad adolescente (TEFA) en nuestro país es de 72 nacidos vivos por cada 1000 mujeres entre 15 y 19 años; de más de 115 000 nacidos vivos registrados en 2018, el 16,5% correspondió a adolescentes de entre 10 y 19 años, de los cuales el 16% fueron adolescentes de 15 a 19 años y el 0,5% a niñas de 10 a 14 años. Las cifras son aún más importantes si se suman cifras de las niñas y adolescentes que pudieron haber sido atendidas por fuera de los servicios públicos.

“Por un lado, tenemos una problemática cultural, ya que todavía están muy arraigadas en el ADN paraguayo las prácticas de uniones tempranas consentidas por los padres o tutores de las niñas u adolescentes. Vemos que más de 45.000 adolescentes de 13 a 19 años viven en estas condiciones”, manifestó Rebeca Mendoza, directora ejecutiva de la fundación.

Si mencionamos a pueblos originarios, en donde, en muchos casos, dichas prácticas forman parte de sus costumbres, según la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), dos de cada 20 adolescentes dan a luz antes de los 15 años en sus comunidades. Esto, pese a que en Paraguay la Constitución Nacional establece 18 años como la edad mínima requerida para establecer uniones matrimoniales.

EL MAYOR BIEN QUE PODÉS BRINDARLE A UNA PERSONA NO ES COMPARTIR TU RIQUEZA, SINO AYUDARLA A ENCONTRAR LA SUYA.

El embarazo en la adolescencia es un factor que impide el desarrollo y la superación de la pobreza. Esta situación conlleva a graves riesgos de salud, menores oportunidades para acceder al sistema educativo, y otros tipos de vulneración de derechos que repercuten en la continuidad de los ciclos de pobreza y la inequidad de género, dado que en la mayoría de los casos la responsabilidad recae en la joven adolescente sin apoyo de su pareja o de sus familias.

La población objetivo de la Fundación Naho son madres jóvenes, quienes tienen un potencial enorme para cambiar su vida y la de sus hijos, por eso se invierte en ellas; porque hay conciencia del gran aporte que pueden realizar en la consolidación de sus hogares y en la ruptura de esquemas de pobreza.

“Nuestro objetivo es cortar los ciclos viciosos de pobreza que se generan a partir del embarazo adolescente en el Paraguay, contribuyendo con el desarrollo integral de niñas y adolescentes con el fin de mejorar su calidad de vida. Todas nuestras beneficiarias reciben becas mensuales para cubrir gastos básicos para ellas y sus hijos”, explicó Rebeca.

LAS LABORES

Este año se inició el calendario de las actividades en el Bañado Sur, en donde la fundación seleccionó a 30 beneficiarias para que formen parte del Proyecto 2021. Además, la organización cuenta con varias actividades programadas, algunas con el apoyo del Observatorio Wash, Unicef, Plan Internacional, el MTESS y empresas privadas en el marco del enfoque del valor compartido.

En junio comenzaron las capacitaciones técnicas en elaboración de productos de limpieza y diseño gráfico, reparación de aire acondicionado, motores de autos, electricidad del automóvil y electrónica básica, en alianza conjunta con el MTESS y Plan Internacional.

Rebeca anunció que la meta central de Naho es que las adolescentes mayores de edad, quienes terminan el colegio este año, sean insertadas en el mercado laboral formal y, por otro lado, que todas tengan una buena planificación familiar para lograr una estabilidad económica en sus vidas.

 

¿QUERÉS SER BENEFACTOR?

La fundación recibe todo tipo de ayuda, desde donaciones de alimentos, ropas, juguetes y pañales hasta las personas que donan su tiempo para realizar charlas de formación, de atención integral, capacitaciones técnicas y de emprendedurismo. Para donaciones: Banco Atlas, Cuenta Corriente N° 1218268, RUC 80106000-1.

“CREEMOS QUE SI QUEREMOS VER UN CAMBIO REAL EN LA VIDA DE NUESTRAS BENEFICIARIAS, ES IMPERANTE EMPEZAR POR DENTRO, A NIVEL DE INTROSPECCIÓN, PARA QUE ELLAS MISMAS PUEDAN SENTIRSE VALIOSAS Y SALIR ADELANTE. NOSOTROS SOMOS SIMPLEMENTE UN MEDIO PARA QUE ELLAS SEAN AGENTES DE CAMBIO EN SUS FAMILIAS Y COMUNIDADES” – REBECA MENDOZA.