Lara Tomassi, proactiva y singular

20 diciembre, 2020

A pesar de lo duro que fue este 2020 y de muchos proyectos postergados, la versátil Lara Tomassi nos cuenta cómo sobrellevó el confinamiento, lo que dejó atrás y lo que proyecta para el 2021. Sin duda, el año que viene tendremos muchas sorpresas de la mano de esta talentosa mujer.

POR GISSELLE JARA │ FOTO NEGIB GIHA

Este año fue muy difícil, ¿cómo lo viviste?

Fue duro, porque cuando invade la incertidumbre no se puede ver más allá. El mundo paró y ahí quedaron muchos sueños que estaban por ser realidad. Uno de mis grandes desafíos fue aceptar mis limitaciones, porque no estaba preparada emocionalmente, como por ejemplo, para decidir no llevar a plataformas digitales proyectos teatrales hermosos que estaban listos.

¿En qué proyectos estás involucrada en este momento?

Me gusta hacer que las cosas pasen. Hace unos años trabajo haciendo project management en un grupo empresarial enfocado al rubro farmacéutico. Estoy concentrada en mi trabajo de oficina, encabezando proyectos de posicionamiento y crecimiento de representaciones internacionales.

Sos tu propia mánager, ¿cómo te organizás con todas tus responsabilidades?

Me organizo por fases, según el tiempo que necesita cada cosa para ver la luz y priorizando de acuerdo con eso.

Sos una persona muy influyente en las redes sociales, ¿qué tenés en cuenta a la hora de comunicar?

Me concentro en mantener mi estilo de vida y mostrar un poco de eso de manera fresca y natural. Elijo no mirar mucho las tendencias para evitar caer en lo que está de moda. Mi participación en redes se dio de manera espontánea, por lo que quiero ser fiel a las personas que me siguen, mostrándoles lo que eligieron al momento de darme follow.

En cuanto al teatro, ¿este año tendremos alguna sorpresa?

Por mi parte, ya no. Con mis compañeros tenemos un proyecto hermoso, que estaba planificado para este año, pero lo postergamos para el 2021. Ojalá podamos concretarlo pronto, porque estamos ansiosos por volver a las tablas.

¿Qué implica ser la productora ejecutiva de una obra?

Implica mucho trabajo, compromiso, renuncias y saber que la mayoría de las puertas que vas a tocar no se van a abrir. Es duro y hay que estar preparada de antemano. La pasión es el motor para sumar como aliados a empresas, prensa, plataformas de ventas digitales, vestuario, maquillaje, escenografía y más. El sueño es ofrecer al espectador algo de primer nivel. Al final, todo vale la pena cuando la sala está llena y llegan los aplausos. Esa calidez traspasa el escenario, porque hay muchas personas que trabajamos en equipo y hacemos que sea posible la puesta.

“En el 2021 me gustaría concretar mi casamiento, que debimos posponer por el confinamiento; también llevar adelante el proyecto teatral que está esperando su momento; y seguir adelante con mis proyectos corporativos que me dan una inmensa satisfacción”.