Mi Acorde, perfecto para todo el día

30 enero, 2020

El cantante español Alejandro Sanz presentó Mi Acorde, sus nuevas fragancias para hombre y mujer, creadas con la colaboración de Tailored perfumes e impregnadas en la autenticidad y el optimismo que siempre acompañaron a uno de los cantautores hispanos más queridos del mundo.

Fotos gentileza

Con más de 25 millones de discos vendidos a lo largo de su carrera, Alejandro Sanz es el artista español con mayor número de premios Grammy: alcanzó 20 Latin Grammy Awards y tres Grammy Awards.

“A veces, mi corazón va donde mi voz no llega”, sostuvo el reconocido Corazón partío madrileño.

De este modo, Sanz, con la colaboración de la compañía barcelonesa presente en más de 75 países, Tailored Perfumes, lanzó Mi Acorde, con versiones para él y para ella, que combinan notas perfectas y acordes únicos en exquisita armonía.

“Crear un perfume es un arte comparable con el de componer una canción”, dijo, a propósito, el cantautor pop consolidado entre los de máxima repercusión internacional.

En música, un acorde consiste en un conjunto de tres o más notas diferentes que suenan simultáneamente y constituyen una unidad armónica. “No se trata de hacer un éxito, sino de hacer un clásico”, argumentó el autor de Amiga mía.

PALPITANTE COMPOSICIÓN FEMENINA

El nuevo perfume de Alejandro Sanz para damas es vibrante y cuenta con identidad propia. La fórmula abre con elegancia, mediante las delicadas y suculentas notas del melocotón y el manzano, fundidas en arpegios de bergamota y frutos rojos.

En el corazón de Mi Acorde, el iris crea, junto con los pétalos del jazmín sambac, una conjunción acompasada, que finaliza con el talante cálido y gourmand de las notas de fondo: el musgo y el pachulí vivazmente enlazados con haba tonka y praliné.

CÁPSULA DE SOFISTICADA MASCULINIDAD

Urbana y elegante, la versión para caballeros de Sanz concentra notas especiadas y frutales de manzana, piña y un toque de cardamomo, sobre un intenso cuerpo de enebro y la calidez del haba tonka.

El refinado fondo fusiona tildes ambarinas y acordes de madera de cedro y musgo, para un hombre con mucha personalidad y lleno de matices, un retrato personal que refleja la esencia más íntima e inconfundible de Alejandro.