Nadia Ferreira. Global Takeover

8 octubre, 2019

Desde muy pequeña, Nadia siempre soñó con modelar. A los 13 años obtuvo su primer trabajo y desde entonces, ya recorrió más de 15 países alrededor del mundo. Hoy, con 20 años, la paraguaya nos recuerda la receta para el éxito: la perseverancia y la ética laboral.

Por Kate Reichardt | Fotos David McKight-Peterson

Unas horas después de su llegada procedente de Turquía, país donde trabajó por tres meses, Nadia se encontraba en plena producción para Level cuando nos escapamos del caótico ritmo de la industria -maquillaje, peinado, fotos y prueba de vesturario, todo en simultáneo— para charlar acerca de sus logros, metas y el día a día de una modelo de talla mundial.

Actualmente, Nadia es representada por Maniquies Management, la cual actúa como nexo entre ella y las agencias internacionales con las que actualmente tiene contratos como Elite Los Angeles & Miami, Modelwerk Germany, Francina Models Spain, The Fashion Management Group Norway, MC2 Model Management Tel Aviv, ACE Models Istambul, D Models Agency Greece y We Love Models South America.

Nadia participó de importantes fashion weeks internacionales, en Catar, Nueva York y Ciudad de México, desfilando para grandes marcas, como Ágatha Ruiz de la Prada, entre otras, y compartiendo pasarela con figuras de la moda como Izabel Goulart. “La primera vez que estuve en New York Fashion Week (NYFW) con Custo Barcelona, literalmente, lagrimeé. Mis sueños de toda la vida se estaban volviendo realidad”, cuenta Nadia. “Recuerdo que fue durante esa semana de la moda cuando, definitivamente, me di cuenta de que esto era lo mío”.

Como si fuera poco, la paraguaya estudia Ingeniería Comercial en la Universidad Americana. “Como estoy viajando constantemente, curso la carrera a distancia”, sostiene.

The making of

La historia de Nadia es bastante peculiar. Originaria de Villarrica (Guairá), la modelo tiene como próximo destino Hamburgo, adonde se mudará en septiembre por razones profesionales.

“Trabajo desde chiquitita y no queda otra más que perseguir con esfuerzo los objetivos. Quedar elegida entre modelos de Australia, Rusia o Noruega me llena de orgullo. Pienso: ‘¡De todas, quedó una paraguayita!’”, comenta entre risas.

Inició su carrera a los 13 años viajando los fines de semana a Ciudad del Este (Alto Paraná) para tomar clases de modelaje y fue allí donde obtuvo sus primeros trabajos. Poco después la llamaron de Asunción para hacer una producción con el fotógrafo Víctor Vichi Candia. “Ahí cambió mi perspectiva. La producción fue impresionante y aquel día dije oficialmente: ‘Hola, esta es Nadia Ferreira’ al mercado paraguayo”.

En el 2015, representó al Paraguay en Miss Teen Universe, certamen celebrado en Guatemala, del cual resultó tercera finalista. “Al regresar, recibí una propuesta de Telefuturo para un programa llamado Parodiando. Yo no cantaba, tampoco bailaba, ¡y ahora tenía que actuar en vivo! Perdí la timidez que normalmente tenemos a los 15 años”.

Para Nadia hay un antes y después de incursionar en televisión. “Después del programa fue como que me gané una audiencia masiva y totalmente nueva”. De manera internacional, debutó laboralmente a los 14 años con la agencia Look1 Model Management, haciendo producciones de moda para varias revistas de Buenos Aires.

Según explica, la constancia y el trabajo duro son los ingredientes claves para sobresalir en el mundo del modelaje, donde la belleza física es el denominador común. “Fui escalando de a poco. La insistencia, la fe y el apoyo de mi familia son lo más importante y mi mamá es mi escudo ante cualquier situación”.

“Hay muchas cosas que tengo que cuidar para alcanzar mi objetivo. Ser consistente con mi cuidado corporal y también desarrollar la resiliencia emocional para sobrellevar la carga de trabajo”, explica.

Otro punto crucial para la modelo es el networking. “Es esencial hacerte conocer por la gente de la industria. Durante el NYFW, por ejemplo, conocí a un manager que me invitó a ir al Santiago Fashion Week y también me encontré con una PR de México que me ofreció trabajo en ese país. Una vez allí, coincidí con mi global manager Emiro Cantillo, y así sucesivamente”.

The model routine

Una modelo siempre tiene que estar al 100 % en términos de alimentación, entrenamiento físico y cuidado de la piel. “Todavía existe un prototipo que piden las agencias internacionales, tal vez no tan delgadas ni altas como antes, pero sí existen las medidas adecuadas”, enfatiza Nadia.

“Mi día normalmente consiste en comer, dormir, trabajar y entrenar. Termino muy tarde y arranco a las cinco o seis de la mañana. La verdad, sigo una rutina súper estricta”, menciona.

“Trato de llevar una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas. Entreno todos los días, siempre haciendo cardio. No hago pesas, ya que no puedo ganar masa muscular, sino tonificar para mantenerme esbelta”, describe.

Acerca del cuidado de la piel, destaca la importancia del uso diario de protector solar. “Por suerte, no soy amante del sol; no obstante, me protejo de los rayos ultravioleta. Mi rutina empieza con una leche desmaquillante, sigue con la aplicación de un tónico, el tercer paso es un serum, crema hidratante y, por último, protector solar. Por las noches repito lo mismo, ya sin el protector”.

“Ser modelo no es fácil, pero vale la pena el esfuerzo”, asevera Nadia. Consultada sobre los consejos que tendría para chicas que aspiran a la profesión, habla de que la confianza y la buena actitud marcan la diferencia. “Tengan mucha fe, enfoque y actitud. No se den por vencidas, habrá piedras en el camino. No hay que parar hasta alcanzar una meta. En mi caso, esta sería el des le de lencería más famoso del mundo”, dice, en alusión al Victoria’s Secret Fashion Show.