Reciclaje para todos

21 febrero, 2020

Desde hace siete años, Gramo es una plataforma de contenido en la que referentes de nuestro país comparten experiencias inspiradoras e impulsan a la acción, y estre año, celebro la tercera entrega de Gramo «Sustentabilidad».

Por Stephanie Dragotto / Fotos gentileza

Gramo muestra historias, experiencias e ideas de personas que trabajan para lograr avances significativos y disruptivos para nuestro país. En esta ocasión, Gramo “Sustentabilidad”, como edición especial enfocada en alternativas sustentables, soluciones ambientales y tendencias relacionadas con buenas prácticas pensadas para un futuro mejor, abordó temáticas vigentes, como la producción forestal, la sostenibilidad, la biodiversidad, el reciclaje y la economía circular.

Uno de los ponentes de esta entrega fue Carlos Jara, economista, máster en Economía, Política Internacional y Desarrollo de Fordham University de Nueva York, y fundador y director ejecutivo de Soluciones Ecológicas; un emprendimiento dedicado al manejo y gestión de residuos reciclables, que involucra a recicladores de base y estudiantes para generar conciencia sobre la importancia de separar los residuos de origen.

El profesional habló acerca de las reglas básicas de reciclaje y cómo todos pueden implementarlas desde el lugar que les toca ocupar. Todos ocasionamos basura a diario, pero para Carlos, dentro de una bolsa de basura hay mucho valor económico, social y ambiental.

Económico, porque los recursos que desechamos, como el papel, el plástico y el cartón, entre otros, pueden ser reutilizados por industrias; ambiental, porque al producir nuevos productos basados en materiales reciclados, podemos ahorrar un 90 % de la energía empleada, como en el caso del aluminio, y así emitir menos CO2 al ambiente; social, y más importante, porque miles de recicladores se ganan la vida día a día, pasando casa por casa para recolectar los residuos y transformarlos.

Pero para la generación de este valor debe suceder lo que Carlos llama “un momento mágico”, que depende de cada uno de nosotros. Como dice la famosa frase: “No pongamos todas las cosas en la misma bolsa”, si nosotros separamos nuestros residuos, tenemos la posibilidad de reaprovechar el 25 % de nuestra basura. Sin embargo, si tiramos todo dentro de la misma bolsa, cuando esto llega al vertedero final, tan solo el 3 % de ella puede ser reciclado: el resto es desperdicio.

TRES TIPS DOMÉSTICOS PARA UN CÍRCULO VIRTUOSO Y NO DESPERDICIAR: CREAR ESPACIOS, INFORMAR Y FACILITAR LA RECOLECCIÓN.

EL DÍA A DÍA DE UN RECICLADOR

El vertedero Cateura recibe más de mil toneladas de basura de manera diaria, y en este lugar también trabajan otros recicladores: los gancheros, quienes se desenvuelven literalmente sobre la basura y materiales en proceso de putrefacción, en un ambiente con olor y artículos cortantes y con las mínimas medidas de seguridad. Todo esto hace que la expectativa de vida de los gancheros sea apenas de 45 años.

Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? En su charla, el economista dejó tres simples tips domésticos para alcanzar un círculo virtuoso y no desperdiciar.

Crear espacios. Asignar en la casa un sitio donde colocar los materiales reciclables: papel, plástico, cartón y aluminio. Es recomendable aplastar los plásticos y el aluminio para que ocupen menos espacio y simplificar el proceso al reciclador.

Informar. Poner la información correcta sobre qué puede reciclarse y dónde para agilizar el proceso.

Facilitar la recolección. A la hora de sacar la basura, podemos:

– Poner en el basurero de afuera de los hogares en bolsas de colores, para simplificar al reciclador la identificación de la bolsa con materiales reciclables; o en distintas ubicaciones, como orgánicos en el cesto y reciclables en el piso.

– Llevar el material reciclable al ecopunto más cercano, contribuyendo con que la tarea del reciclador sea mucho más eficiente. Asunción y Gran Asunción ya cuentan con 25 ecopuntos asentados en diferentes áreas estratégicas, como plazas y espacios públicos.

El momento emotivo de Gramo “Sustentabilidad” fue descubrir, entre los asistentes sentados en el auditorio, a más de 10 recicladores presentes, quienes fueron aplaudidos por la labor que desempeñan día a día.

“Es reconfortante para nosotros estar trabajando cada vez con más recicladores y ejercer un mayor impacto. Les invito a seguir el ejemplo y ayudar a estos héroes anónimos, que hoy recorren la ciudad en busca de estos materiales reciclables. De este modo, también nosotros podemos ayudar a tener la ciudad que soñamos”, mencionó Carlos.

Gramo es movilizada desde la convicción de la indiscutible capacidad de las ideas de conformar colectivos, crear vínculos interpersonales e incluso comprometer individualmente a suscitar enormes cambios que contribuyen con la mejora de nuestra sociedad. El trabajo de Carlos es uno de ellos.