Toni Gie, El arte de la filigrana reinventada

7 diciembre, 2021

Toni Gie es una marca paraguaya
de joyas, fundada por Antonella Scavone, que llegó al mercado para innovar en diseño combinando las formas orgánicas de la filigrana con la geometría abstracta.

Por Kate Reichardt / Fotos gentileza

Antonella Scavone crea Toni Gie en el 2016, con el objetivo de preservar la artesanía de la filigrana tradicional de Luque e incentivar a las nuevas generaciones a continuar con esta tradición. “La marca busca nuevas formas de incorporar la filigrana en nuestro día a día, con el objetivo de dar más valor al trabajo de los artesanos. Así el proceso creativo es un diálogo constante entre el diseño y la manufactura”, explica la propietaria.

Arquitecta de profesión, Antonella se considera una persona sensible al arte, siempre buscando expresarse a través de la danza, pintura, poesía, dibujo y diseño. A los 20 años se mudó a Suiza, donde estudió Arquitectura en la Accademia di Architettura di Mendrisio, de la Universidad de la Suiza Italiana. Su formación académica incluyó un año de experiencia laboral en Nueva York y un semestre de intercambio en la University of Western Australia en Perth, Australia. Bajo la influencia de renombrados arquitectos internacionales, Antonella culminó su carrera en el 2019 graduándose como Máster de Ciencias en la Arquitectura.

En el 2016 cursó talleres de orfebrería y talabartería en Nueva York; durante este periodo desarrolló lo que hoy se conoce como la colección Orígenes, de Toni Gie, una sinergia entre el cuero y la filigrana.

“Mis diseños parten siempre desde el pensamiento arquitectónico. son piezas pensadas desde la geometría pura y ciertos principios estructurales”.

Tras recorrer el mundo y conocer un sinfín de técnicas artísticas, nos preguntamos cuál fue el factor x que captó el interés de Anto por la filigrana. “Siempre me atrajo la artesanía paraguaya y la filigrana en particular. Al enterarme de que las generaciones más jóvenes no estaban continuando con esta técnica, me entró el miedo de que eventualmente pueda extinguirse este conocimiento milenario. Así que me pregunté cómo usar mi conocimiento para evitar que esto suceda”, nos cuenta la creativa.

Para Anto, el nombre Toni Gie es una combinación de dos apodos de personas muy queridas: Toni y Angie. “Ellos influenciaron y apoyaron este proyecto desde el comienzo. No quise darle mi nombre a la marca porque en mi mente Antonella es la arquitecta y no quería encerrarme en la joyería, pero al mismo tiempo, quería darle una parte de mi identidad”.

EL DISEÑO Y LA ARQUITECTURA

“Mis diseños parten siempre desde el pensamiento arquitectónico. Son piezas pensadas desde la geometría pura y ciertos principios estructurales. Lo que busco lograr son piezas de geometría simple para resaltar la técnica de la filigrana”, explica la diseñadora.

Preservar la técnica a través del diseño es primordial para Toni Gie. Los principios que nos ayudan a lograr esto son primeramente el minimalismo del diseño, que acercan las piezas a nuestra cotidianidad; en segundo lugar, la calidad del material con el que trabajamos, plata 950 en su mayoría; y por último, la participación del artesano en el proceso creativo.

El proceso es un diálogo constante, una colaboración entre el conocimiento académico arquitectónico de Antonella y el conocimiento empírico de los maestros filigraneros. “Hay un respeto mutuo y buscamos que cada quien tenga la libertad de aplicar su conocimiento de la mejor manera posible”.

“Nunca sabemos cómo va a lucir la pieza hasta que no la tengamos en mano. El artesano recibe un boceto con medidas y la forma geométrica del diseño, luego existe la libertad de llenar la pieza con el diseño de su elección, con tramas o técnicas dejadas a su criterio. Es por eso que denominamos colaboración a nuestro proceso creativo”, detalla Antonella.

“Siempre me atrajo la artesanía paraguaya y la filigrana en particular. al enterarme de que las generaciones más jóvenes no estaban continuando con esta técnica, me entró el miedo de que eventualmente pueda extinguirse este conocimiento milenario”.

CREATIVIDAD INFINITA

A principios de este año, Toni Gie apareció en las páginas de la revista british Vogue.

“Para nosotros fue un honor. Nos encontraron online, les gustó nuestro trabajo y consideraron que nuestros diseños están alineados con su estética e identidad”.

El deseo de vender internacionalmente siempre estuvo presente. “Estamos muy felices de anunciar que desde octubre de este año estaremos presentes en la tienda Flying Solo de SoHo, Nueva York. Esta es la plataforma más grande de diseñadores independientes en Estados Unidos y nos honra poder ser parte. Desde nuestro e-commerce también se pueden realizar compras internacionales”, enfatiza.

“Más adelante me gustaría seguir explorando las propiedades de la plata como material y aplicar cada vez más conceptos arquitectónicos. Desde Tonie Gie puedo adentrarme en la arquitectura, mezclar ámbitos artísticos y ayudar con la preservación de nuestro patrimonio cultural. El potencial es infinito, tanto como la creatividad”, finaliza la artista.