David McKnight Peterson

8 noviembre, 2019

Durante Agosto pasado, vino a nuestro país David Mcknight-Peterson, el talentoso fotógrafo norteamericano radicado en Milán para dictar un masterclass y un workshop de fotografía de moda; un arte que domina como pocos.

Por Vale Gallarini | Fotos Gentileza

Los inicios de David en la moda fueron muy precoces, pues empezó a modelar siendo aún un niño, ya que su madre también era modelo. Tuvo la suerte de poder continuar con esta carrera hasta adulto, llegando a ser un mannequin masculino muy exitoso en las décadas de los 80 y 90: viajó por todo el mundo y trabajó para marcas, como Gucci, GAP, J. Crew, Versace, Moschino y Burberry, además de participar en numerosos editoriales para Vogue.

Esta profesión no solo le dio la oportunidad de familiarizarse con la cámara, sino también de conocer a grandes de la fotografía, como David Bailey, sir Norman Parkinson, Oliviero Toscani y Peter Lindbergh.

Se convirtió en uno de los modelos favoritos de Giorgio Armani, quien lo eligió para protagonizar campañas internacionales de Armani y formar parte de todos sus desfiles durante 10 años.

Como es natural, la fotografía despertó su interés y empezó a retratar a amigos modelos que le pedían material para books y castings. Paralelamente a su vida sobre las pasarelas y campañas publicitarias, se graduó de actor en Nueva York y, posteriormente, culminó la carrera de fotografía en el Istituto Europeo di Design (IED), una de las academias de Milán más prestigiosas en el rubro.

Como estaba tan familiarizado con la identidad de la marca Armani, cuando supo que la casa buscaba un fotógrafo oficial presentó una fotografía al concurso. Para ello, cuenta David que estudió la iluminación de una campaña de Valentino que le había encantado y la adaptó al estilo de la maison. Más tarde le contaron que ni bien Armani vio su foto, la tomó y dijo: “¡Esto es Armani!”.

Este sería el inicio de una colaboración fotográfica con la marca que continúa hasta hoy, más de 20 años después. En
todo este tiempo, ha hecho más de 11 campañas para Armani Jeans, innumerables campañas, look books y catálogos para Armani Exchange, Emporio Armani, Giorgio Armani, Armani Privé, Emporio Armani EA7, Armani/Casa y todos los emprendimientos del diseñador italiano, cuyos retratos oficiales también suscribió en varias oportunidades. De manera paralela, se ocupa de editoriales y portadas para importantes revistas, como GQ, Men’s Health y L’Officiel.

Esta manera de demostrar cómo, con un buen trato, sentido del humor y señalando a los modelos sus errores, así como sus puntos fuertes, es posible trabajar en equipo y llegar a las imágenes deseadas, también fue un aspecto importante del curso de David McKnight-Peterson en Paraguay.

En Paraguay, pudo compartir todos los conocimientos que le reportaron todos estos años inmerso en el mundo de la moda, produciendo para una de las marcas más importantes de la industria.

Centró el foco del masterclass que ofreció en los ejes para obtener una buena campaña de moda que, según McKnight, es imposible sin conocer el ADN de la marca, por lo que todo fotógrafo debe adentrarse en el universo de la casa que lo contrata e investigar muchísimo antes de proponer algo. En sus propias palabras: “La composición, la iluminación y un buen sentido del estilo son todos factores importantes para crear una hermosa fotografía”.

Durante el workshop de dos días en Plaza Moiety, aprovechó la locación para realizar fotos al aire libre, muchas de las cuales forman parte de la moda editorial de esta entrega. Del mismo modo, hizo fotos de estudio para exponer diferentes técnicas de iluminación y su proceso creativo a la hora de plantear una imagen y lograrla.

Habiendo ejercido el modelaje, su interacción con los modelos es muy especial, pues consigue motivarlos, ponerlos en un estado de ánimo particular y guiar sus poses para capturar la toma perfecta. Esta manera de demostrar cómo, con un buen trato, sentido del humor y señalando a los modelos sus errores, así como sus puntos fuertes, es posible trabajar en equipo y llegar a las imágenes deseadas, también fue un aspecto importante del curso.

Si bien domina la iluminación en estudio, prefiere siempre la luz natural. Le apasiona encontrar la locación ideal y poder abordar la tarea con la mejor fuente de luz de todas: el sol.

Su energía única, su carisma y su perfeccionismo, sin lugar a dudas, calaron hondo en quienes participaron del workshop y colaboraron con él durante su estadía en Paraguay. Para David también fue una experiencia muy satisfactoria visitar nuestro país, el cual lo sorprendió gratamente; así como le encantó trabajar con profesionales locales durante el workshop, experiencia que le gustaría repetir el año próximo.