Emma Viedma: design and art girl

27 septiembre, 2018

Proveniente de una familia de estirpe artística, la diseñadora paraguaya de alta moda Emma Viedma, nuestra chica de tapa, nos habla acerca de cómo se inició en el mundo del diseño y cómo, gracias a su profesión, puede contribuir al desarrollo social de nuestro país.

Por Gisselle Jara | Fotos Guillermo Fridman


Emma, directora creativa al frente de Pierrot, tiene la energía de una emprendedora nata; sus ojos se llenan de un brillo de luz cada vez que habla de su familia y, en especial, de su padre, Manuel, artista plástico, pintor, historiador y bohemio, a quien atribuye su amor por las expresiones estéticas. Su madre, Emma, también es virtuosa del arte y de la pintura. Sus hermanos, Juan y Vero, del mismo modo, siguieron profesiones afines al mundo de las formas.

“La música y la naturaleza invadieron mi infancia en todo momento. Desde pequeña tuve problemas de concentración, solo por medio del dibujo conseguía mantener la atención. Más adelante, fui direccionándome hacia el figurismo; antes de terminar la secundaria, me incliné hacia la moda”, rememora.

Fue así como, en el 2007, decidió concretar su deseo de seguir la carrera de Diseño Textil e Indumentaria, en la Universidad Politécnica y Artística del Paraguay (UPAP). En diciembre de ese mismo año, al culminar los primeros semestres, partió a Nueva York para postularse al Fashion Institute of Technology (FIT) o a la escuela de Diseño Parsons. Sin embargo, un inconveniente familiar le obligó a volver antes de lograr su objetivo. Finalmente, ya asentada de nuevo en el país, terminó su formación académica en el 2012. Antes, ya se había llevado el segundo lugar en el concurso Pilar Puro Talento y había realizado su primer desfile en el Paraguay Alta Moda, en el Hotel Guaraní.

El nacimiento de una marca con identidad propia

En el 2009, la diseñadora decidió abrir un atelier en su casa, donde además de captar clientas se enfocó en mejorar sus propuestas. “En el 2011, inauguré mi primera tienda, pequeña pero acogedora, estuve tres años ahí hasta que el espacio me quedó chico. En noviembre del 2014, habilité el atelier Pierrot Emma Viedma. Un espacio propio lleno de magia, donde también concentramos la multimarca de joyas Bardot”, detalló.

A lo largo de estos años, Pierrot se fue posicionando y distinguiendo por sus líneas delicadas, prêt-à-porter y haute couture. La identidad de la marca mantiene la unión del diseño autóctono y el arte como grandes aliados complementarios que van formando las diferentes colecciones, que siempre giran alrededor de un elemento inspirador, y que se caracterizan por ser únicas, como una obra de arte irrepetible. La última colección presentada, Máximas, es una interpretación de los roles de la mujer en la sociedad paraguaya.

De igual forma, rinde homenaje al trabajo y el amor. Los materiales protagonistas en Máximas son el encaje ju (100 % algodón), hecho por artesanas paraguayas de Carapeguá, con diferentes tonalidades, como verdes, marrones, peltres, dorados, bordó, cobrizo; y los bordados a mano, fusionados con seda natural. “Me gusta jugar con las formas, nunca uso líneas simples; si confecciono un vestido romántico, me gusta combinarlo con algo lineal para darle un corte y que no sea plenamente romántico; todo de manera armoniosa”, agregó.

“El desfile de Máximas fue en el Mercado de Abasto y tuvo un condimento social, ya que se realizó en el marco del proyecto del futuro Centro de Atención Integral para niños de ese lugar”.

Hablanos de tus aciertos, tus errores y tu mirada hacia el futuro.
Creo que la persona que no se arriesga no avanza, me encanta acertar y no acertar, sé perfectamente que esas dos aristas siempre estarán en mi vida profesional e, inclusive, personal. El último acierto que tuve fue Máximas. El desfile fue en el Mercado de Abasto y tuvo un condimento social, ya que se realizó en el marco del proyecto del futuro Centro de Atención Integral para niños de ese lugar. Amé ese proyecto desde el primer día y puse todo de mí. El último error fue no haber participado del Dubái Fashion Week.

“La vida me puso en el camino a personas increíbles, como Vero Chaves o Guillermo Fridman; él quien desde el 2014 se encarga de hacer mis campañas”.

¿Alguna anécdota que te haya tocado muy de cerca?
En mi primera pasarela europea, en el Roma Alta Moda, en el 2012, con solo 22 años, cargada de emociones, miedos y tensión, había recorrido tanto con tacos, sumado al intenso trabajo, que al término del desfile, cuando tuve que salir a saludar, no pude caminar. Al día siguiente, concretamos una producción en el Coliseo a la que no pude ir porque terminé con un dislocamiento de rodilla.

¿Cómo ves la moda nacional?
Cada día más grande, capacitada y arriesgada; hay más confianza en ofrecer diseño y moda paraguaya, en mostrar nuestra identidad, y lo lindo que tenemos como legado en cuestión de tejidos, artesanía e historia. Tenemos mucho que ofrecer dentro de esta industria que podría ser una de las más potenciales del país.

¿Cómo ves al consumidor desde tu experiencia?
Mi público es muy exigente y ama ser auténtico. Busca el valor de la marca. Hoy, la gente rechaza lo desechable. Las personas exigen saber de dónde viene lo que compran, quién lo hizo y cómo lo hizo.

Desde Pierrot estás vinculada a proyectos sociales. Hablanos de este lado humano de la marca.
A los 19 años fui voluntaria de Un techo para mi país, hoy Techopy. Desde que experimenté el trabajo social, sentí un compromiso de retribución por todo lo que la vida me dio. Con mi profesión, puedo ayudar a mucha gente; como en el 2015 cuando con las profes Rebeca Rodríguez y Ana Paula Hunt de la UPAP fuimos a enseñar costura y confección al barrio San Martín de Luque. En el 2016, ofrecí cursos de bordado manual en el Buen Pastor, dirigidos a reclusas de microtráfico, como parte de un proyecto de inserción social de la fundación Santa Librada. Además, tuvimos alianzas con la fundación San Rafael del padre Trento y Unicef Paraguay, entre otros.

También te gusta el deporte.
Toda mi vida fui deportista, mi combinación siempre fue muy extraña, artista-deportista. A los ocho años ya practicaba tenis, hándbol y fútbol, me quedé con el tenis hasta que lo tuve que dejar por el problema de la rodilla. Hice mucho tiempo fisioterapia y pilates, y cuando recuperé seguridad, empecé a experimentar el crossfit, que me encanta.

En cuanto a tus gustos culinarios, ¿qué tipo de comida preferís?
Pregunta complicada (risas). No consumo nada de lactosa hace casi una década, a causa de mi problema de intolerancia, y hace un año dejé todo tipo de carne, muy esporádicamente como pescado o frutos de mar. Me encanta la comida vegetariana coreana y vietnamita, las pastas y una debilidad que no puedo contar porque me da vergüenza (risas), solo puedo decir que es una minuta.

“Pierrot no es un nombre que elegí al azar, representa la esencia de cada pieza. Nuestro sello es la fusión de la fantasía con la realidad, la identidad que ponemos en la marca es fácil de distinguir, nos gusta que cada pieza sea valorada y querida como un cuadro único”.

Pasarelas Internacionales

2010 Buenos Aires Alta Moda (Argentina).
2011 Pasarela Punta del Este (Uruguay).
2012 Roma Alta Moda, en el Hotel Ritz (Italia).
2013 The look of the year, en el Teatro Antico di
Taormina, Sicilia (Italia).
2016 Feeric Fashion Week (Rumania).
2017 Nueva York Fashion Week (Estados
Unidos) y Vancouver Fashion Week
(Canadá)

Producción y estilismo VALERIA GALLARINI Asistencia de producción SACHIKO TANAKA Modelo EMMA VIEDMA Maquillaje GUILLERMO FRIDMAN Peinado GUILLERMO FRIDMAN, PARA MARIE CAROL SALONES DE BELLEZA Set design RAMIRO COLINET Prendas GINEBRA, PIERROT-EMMA VIEDMA y URBAN HOUSE Calzados STEVE MADDEN y PUMA Joyas ANTON HEUNIS / BARDOT y PAULA MENDOZA / BARDOT Sillones BALI HOME