La Bourgogne: Bon apétit

2 noviembre, 2017

El restaurante La Bourgogne es un pedazo de la campiña francesa en Asunción, donde con cada bocado, el comensal viaja virtualmente hasta el corazón mismo de la gastronomía franca. Justo el día que el establecimiento abrió sus puertas al público conversé con el chef Jean Paul Bondoux, un hombre que ama tanto la cocina como a la vida misma.

Por Gisselle Jara | Fotos de Guillermo Nuñez y Gloria Ferrés

Jean Paul Bondoux, el grand chef relais & chateaux de La Bourgogne

Durante una mañana de junio pasado, me tocó participar de los entretelones de la apertura al público del restaurante francés La Bourgogne Asunción. Cuando llegué, la fachada y sus enormes ventanales despedían aun el aroma de la madera recién pulida.

A través de esas aberturas, se puede apreciar el jardín francés rodeado de grandes árboles nativos, preservados y cuidados durante la construcción. La puerta principal es grandiosa y recibe al comensal con el típico arco curvado de las grandes catedrales francesas, las cuales se abren dando paso a un mundo multisensorial.

El cocotero, que corta en dos el sendero que lleva al salón, es todo un símbolo de respeto a la naturaleza; además, su fragancia se entrelaza con la del lemon grass llenando el olfato de un bouquet exótico para seguir con la experiencia.

Tres ambientes están finamente preparados, el jardín francés que sirve para el aperitivo previo; el salón principal que presenta un precioso techo de vidrio que deja ver el cielo; y el salón privado para 12 personas ubicado en el subsuelo, similar a las cavas francesas hechas de piedra.

Mientras observaba detenidamente estos espacios, un golpazo de la gran puerta de madera me hizo detener la mirada; un menudo hombre entraba riendo y dando indicaciones en un inconfundible acento francés. Era Jean Paul Bondoux, el grand chef relais & chateaux de La Bourgogne.

Tuve el placer de verlo dirigir su batuta culinaria al tiempo que repasaba la carta. Verduras, frutas y utensilios se iban acomodando para la gran apertura. “El chef debe ser como un padre, hay mucha adrenalina, a veces dicen que tenemos mal carácter, pero el chef es el más dulce que hay, el más bueno”, decía en tono conciliador.

Apenas pudo, se liberó y se acercó. “¿Vos sos la periodista?”, y me dio un gran abrazo. “Tenés cierto parecido a mi hija”, en un español que por momentos parecía porteño. Es que él vive en Buenos Aires, desde allí dirige sus restaurantes incluidos el del Alvear Palace Hotel de esa ciudad, el de Punta del Este y ahora el de Asunción. La conversación fue amena, se lo veía feliz y acelerado; necesitaba dejar todo listo pero también quería hablar.

“Recuerdo mi infancia como una vida divina; con mi madre, mi padre, mi vida fue puro amor. A los 10 o 12 años me di cuenta de que quería dar amor a través de la cocina, como recibí yo de chico en mi vida en la campiña. Nuestra profesión es una profesión de amor”, respondió sin titubear a mi pregunta sobre su niñez y la cocina.

Vivió en una localidad llamada Gueugnon, a 30 km de Luzy, en La Bourgogne, una zona ganadera bien al norte francés. “Teníamos una vida muy de campo, viviendo muy naturalmente. Era otra época, en la que apenas había luz y el agua provenía de una vertiente cercana”, contó.

Un paseo por las delicias de Francia

Los franceses adoran su comida tanto como a su vino, por eso cada detalle de este restaurante hace honor a las delicias gastronómicas que ofrece respetando su delicado proceso y su correcta presentación.

Muchos de los clásicos franceses son los que podemos encontrar también en La Bourgogne Asunción. “Un plato que podés pedir en mis restaurantes es el boeuf en deux sauces bourguignon (carne en dos salsas bourguignon); lo comería todos los días. También el caracol, que lo vamos a traer a Paraguay, es un plato de mi infancia y representa alegría, fiesta”, sugirió.

La Bourgogne importará de Francia materias primas exclusivas, como el foie gras, que será lanzado más adelante. Además, ya están disponibles diferentes tipos de quesos importados, además del magret, estragón, escargot, entre otros productos.

A diferencia de otros restaurantes, los platos son servidos con la correcta ejecución y precisión del estilo gueridón, con el mesero ubicado junto a una pequeña mesita auxiliar aguardando que el comensal termine su plato para volver a servirlo. Una experiencia única en asunción y un servicio al más puro estilo francés.

Experiencia única

Durante las periódicas visitas que hará el chef Jean Paul Bondoux a Asunción, los clientes eles podrán vivir una experiencia gastronómica inolvidable frente a los fogones de La Bourgogne. En un jardín situado al lado de la cocina, especialmente diseñado para la ocasión, será el mismo chef quien cocine y sirva los platos a los selectos invitados.

La infraestructura

las instalaciones de la cocina son de las más sorprendentes del país. La Bourgogne incorpora tecnología de última generación, salas frigoríficas, almacenes, patio interno, y lo más destacable, una amplia zona de vestuarios y duchas para hombres y mujeres, que garantiza la comodidad e higiene de los trabajadores. como todo francés, Jean Paul Bondoux busca la perfección y el buen gusto en la cocina y en el servicio. Por ese motivo, el chef solicitó la construcción de un tanque con filtro de agua para lavar los vegetales con agua mineral, asegurando de esta manera la calidad de sus platos.

Alberto de Souza y Cruz del Chaco

Reservas: (0981) 660-397

Abierto: Lunes a jueves de 20:00 a 23:30

Viernes y sábado de 20:00 a 00:00

Cantidad de comensales: Salón principal con 35 lugares

Salón privado con 12 lugares

Patio con 12 lugares para tomar y comer las entradas