Medicina Integrativa, la unión de la ciencia moderna con la tradición milenaria

1 septiembre, 2021

Luego de más de 5.000 años, volvemos a escuchar de la medicina antigua. Los sistemas de salud, como la medicina tradicional de la china (TCM) y la medicina tradicional de la india (TIM) o ayurveda son tendencia a la hora de hablar de bienestar, prevención, rejuvenecimiento y salud. ¿A qué se debe su regreso?

Por la dra. Bianca Parra Roig / Fotos gentileza

En realidad lo que deberíamos preguntarnos es por qué desaparecieron en primer lugar. La respuesta es simple: buscamos soluciones rápidas. Nos concentramos en los síntomas, las molestias y queremos que desaparezcan lo más rápido posible. Sin embargo, cuando no se trata la base de un problema, la solución se vuelve temporal y estos síntomas pueden volver. Es así que algunas personas, especialmente las que padecen de alguna enfermedad crónica, buscan otras alternativas para mejorar su estilo de vida.

Esto no quiere decir que los medicamentos sean malos ni que la medicina moderna esté equivocada. Lo ideal es fusionar los conocimientos milenarios con la tecnología moderna de hoy. Así nace la medicina integrativa.

LA IMPORTANCIA DE LA ALIMENTACIÓN

La medicina milenaria siempre consideró que todo lo que comemos puede prevenir y tratar, así como también puede causar enfermedades. Las propiedades y la calidad de los alimentos son sumamente importantes para mantener una buena salud. Todo lo que comemos nos aporta algún tipo de nutriente y genera reacciones en nuestro organismo. Cambiando la forma de alimentarnos, podemos disminuir ciertos síntomas y mejorar nuestra salud física y mental.

DOCTORA BIANCA PARRA ROIG

Médica recibida en la Universidad Católica de Asunción. Actualmente se encuentra realizando la especialización médica en Anestesiología y Terapia del Dolor en el Bonifatius Hospital Lingen de Alemania. Especializada en Medicina Tradicional de la India o Ayurveda por la Universidad Duisburg Essen en Alemania. Health Coach por el Institute of Integrative Nutrition (IIN) en Nueva York, Estados Unidos. Profesora de Yoga por la Vinyasa Yoga School en Rishikesh, India.

Alimentarse de forma sana y equilibrada podría revertir síntomas de ciertas enfermedades crónicas. Es fundamental brindar a los niños una buena educación alimentaria, de esta manera también prevenimos la aparición de enfermedades en el futuro.

EL MANEJO DEL ESTRÉS

Tener momentos cortos de estrés puede ser beneficioso, el problema está, cuando se vuelve crónico. ¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando hay estrés? El organismo entra en un estado de lucha o huida y el sistema nervioso simpático se encarga de enviar mensajes a varios órganos del cuerpo que lo preparan para enfrentar el peligro.

En la antiguedad, esto sucedía con nuestros antepasados cuando al salir de caza se encontraban, por ejemplo, con un león. Hoy en día, este mismo mensaje se libera en situaciones del día a día, por la presión del trabajo, la casa o incluso en el tráfico. El cuerpo ya no distingue si realmente se encuentra en una situación de peligro, por lo que se mantiene en alerta constante.

Esto puede llevar a enfermedades crónicas, como la diabetes o hipertensión. Así aparecieron técnicas o ejercicios de relajación y mindfulness como la meditación y el pranayama (respiración), que ayudan con el manejo del estrés y también podrían evitar la aparición de estas enfermedades.

ACTIVIDAD FÍSICA

Moverse no solamente hace bien al cuerpo, sino también a la mente. La actividad física, a diferencia del estrés —que activa el sistema nervioso simpático—, ayuda a calmarla y a su vez, activa el sistema nervioso opuesto: el parasimpático. Este se encarga de la digestión y el descanso. Además se vio que la actividad física aumenta la capacidad intelectual, la concentración y la autoestima. La medicina integrativa considera al ejercicio frecuente como uno de los secretos de la longevidad.

EL SUEÑO

La cantidad de horas que dormimos es importante, pero aún más la calidad del sueño. Hay personas que duermen pocas horas, pero al despertarse se sienten descansadas. En cambio, hay otras que luego de haber dormido ocho horas o más siguen cansadas.

Dormir mal puede aumentar la aparición de enfermedades, más aún cuando se relaciona con la ansiedad y el estrés. Un mal sueño puede intensificar síntomas, como los dolores, y afectar nuestro desempeño intelectual. La medicina integrativa ofrece métodos o alternativas que ayudan a obtener un mejor descanso; entre ellos, los aceites esenciales, infusiones y la acupuntura.

A medida que pasan los años, ganamos conciencia de que una buena salud depende mucho de nuestro estilo de vida. La medicina milenaria resurge para ayudarnos a auto conocernos y cuidarnos.