Transformación en 360º

21 febrero, 2020

Es casi inevitable que, aunque estemos en verano – y en el mejor de los casos, de vacaciones–, en algún momento nos invadan pensamientos sobre qué hacer en este nuevo año. Los seres humanos necesitamos movernos, proyectar, imaginar, transladarnos mentalmente hacia nuevos logros o espacios de bienestar.

Por Javier Barbero

Por Javier Barbero

EL PODER DE ACCIÓN ES TOMAR LA DECISIÓN Y EMPRENDER EL CAMINO DE LA TRANSFORMACIÓN. COMENZAR A ESTABLECER METAS EN RELACIÓN CON CADA ÁREA DE TU VIDA Y TRABAJAR PARA TRANSFORMARLA EN LOGROS.

Antes de empezar cualquier proceso de transformación o cambio en nuestra vida, es recomendable realizar un ejercicio de autoanálisis. Esto nos permitirá saber cómo nos encontramos en distintas áreas y nos proporcionará una visión apropiada de lo aquello que queremos lograr en nuestro periodo de transformación.

LOGROS

Tomando como base de inspiración la famosa herramienta denominada La rueda de la vida –muy utilizada por los coaches
en todo el mundo–, te propongo abordar una exploración en relación con el equilibrio. Este artículo te invita a identificar las áreas de tu vida a las cuales podés dedicar más energía y trabajo para alcanzar alguna meta.

Para ello, vamos a establecer distintas áreas o categorías de relevancia para la mayoría de los humanos, aunque el lector puede agregar otras o quitar algunas.

Propongo autoformularte preguntas de coaching en torno a: carrera/negocios, finanzas/dinero, salud, familia, amigos, pareja, crecimiento personal, diversión, ambiente físico e imagen personal. El objetivo es reflexionar sobre tu vida y qué áreas quisieras mejorar.

PREGUNTAS DEL COACH

CARRERA/NEGOCIOS

¿Disfrutás tu trabajo?
¿Te sentís satisfecho?
¿Estás en una empresa que refleja lo que pensás y, sobre todo, que tiene tus valores?
¿Tenés oportunidad de crecer?

FINANZAS/DINERO

¿Ganás lo suficiente para vivir como deseás? ¿Ahorrás lo suficiente?
¿Estás planeando y ahorrando para tu retiro?

SALUD

En general, ¿te sentís bien?
¿Comés saludablemente?
¿Practicás ejercicios de forma regular?
¿Estás satisfecho con tu salud y tu estado físico?

FAMILIA

¿Pasás tiempo suficiente con tu familia? ¿Mantenés una buena relación con tus hijos?
¿Te sentís satisfecho con tu vida familiar?
¿Pasás tiempo de calidad con tu cónyuge e hijos?

AMIGOS

¿Compartís y dedicás tiempo a tus amigos?
¿Disfrutás del tiempo que pasás con tus amigos?
¿Querés cambiar algo, en relación con tus relaciones de amistad?

PAREJA

¿Te sentís amado?
Si tenés pareja, ¿estás a gusto con ella?
¿Estás en búsqueda de pareja?
¿Compartís los mismos valores e intimidad con tu pareja actual? ¿Estás alimentando adecuadamente la relación que tenés en este momento?

CRECIMIENTO PERSONAL

¿Estás aprendiendo cosas nuevas continuamente?
¿Te gusta tener nuevas oportunidades de crecimiento? ¿Disfrutás de ellas?
Las cosas que hacés, ¿te ayudan a crecer como individuo?
¿Qué tan satisfecho estás con la dirección actual de tu vida?
¿Le dedicás tiempo a tu desarrollo personal?
¿Leés con regularidad?

DIVERSIÓN Y RECREACIÓN

¿Te divertís seguido?
¿Sabés cómo relajarte?
¿Disfrutás de los deportes o algún pasatiempo? ¿Disfrutás de la vida?

AMBIENTE FÍSICO

¿Te gusta dónde vivís?
¿Te sentís seguro y tranquilo en tu casa? ¿Tu ambiente es limpio y ordenado? ¿Tenés una buena comunidad?

IMAGEN PROPIA

¿Te gustás?
¿Reconocés tus fortalezas y debilidades?
¿Te amás, tenés confianza en
tus capacidades y te respetás? ¿Sabés cuáles son tus habilidades y las aprovechás?

EL OBJETIVO DE LAS PREGUNTAS DE COACHING ES REFLEXIONAR SOBRE TU VIDA Y QUÉ ÁREAS QUISIERAS MEJORAR.

TOMAR ACCIÓN

Estos planteamientos son apenas el principio de un proceso de transformación individual. Respondiéndolos podés identificar en qué áreas es necesario que trabajes, adónde te gustaría llegar y cómo te gustaría vivir.

El poder de acción consiste, primero, en mover el área de la consciencia y percatarnos. Usualmente, hablamos con nosotros mismos desde la voz interior propia y, aunque, generalmente, lo hagamos de modo automático, muchas veces nos decimos a nosotros mismos qué nos gusta y desagrada de nuestra existencia.

Ahora podés hacerlo estructurada y conscientemente, con la ventaja de que, al darte cuenta, ya cuesta mucho volver al espacio de no consciencia y hay un plus de responsabilidad, que te empuja a moverte y crear la energía para que las cosas sucedan.

Si nos quedamos pensando en qué quisiéramos cambiar, tornándose ello en una expectativa con la que especulamos, y perpetuamos el ‘debería’, no habrá transformación.

El poder de acción es tomar la decisión y emprender el camino de la transformación. Comenzar a establecer metas en relación con cada área de tu vida y trabajar para transformarla en logros.

Después de todo este verano, que es pura diversión y relax, también está bueno salirnos de la disconformidad y, además de dejar que el mar nos acaricie los pies, regalarnos un corazón entusiasmado.

El bienestar se trabaja.