VIK RETREATS, José Ignacio. Donde el arte, el lujo y la naturaleza convergen.

18 enero, 2022

Cabalgatas, golf, tenis, surf, clases de polo, kiteboarding, bicicletas y paseos en canoa son algunas de las tantas actividades que se disfrutan en los hermosos Vik Retreats de José Ignacio. Desde Level recibimos la invitación para experimentar de primera mano y traer a casa el recuerdo de uno de los tesoros mejor guardados de Uruguay.

Por Kate Reichardt | Fotos Loli Ferrés & gentileza

Playa Vik, José Ignacio

Vik Retreats José Ignacio está compuesto por tres propiedades: Playa Vik, Estancia Vik y Bahia Vik; de inmediato al llegar, uno logra distinguir la esencia y estética distintiva de cada lugar.

Ubicado en las cercanías del pueblo chic y bohemio de José Ignacio —uno de los lugares más exclusivos de la costa uruguaya— y a menos de 20 kilómetros al noreste de Punta del Este, Vik Retreats se destaca como un destino internacional exclusivo, atrayendo a los viajeros para disfrutar de playas vírgenes, naturaleza y un paisaje inmenso y rústico en un entorno relajado.

Las tres propiedades trabajan en conjunto, ofreciendo dos exclusivas experiencias de playa, en Playa Vik y Bahia Vik, que se complementan con Estancia Vik, el tradicional retreat estilo campo en las colinas de José Ignacio.

Estancia Vik

Los propietarios Alexander y Carrie Vik son amantes y coleccionistas de arte. Al iniciar este proyecto tenían más que claro la importancia y protagonismo que tendrían el arte y el diseño en las propiedades. Más de 20 artistas fueron convocados para trabajar en la concepción de los tres complejos.

Durante nuestra estadía en este increíble paraíso, tuvimos la oportunidad de conversar con Maximiliano Broquen, CEO de Vik Retreats, quien nos comentó acerca de los interesantes orígenes del lugar, lo que comprueba una vez más que cuando hay alma, corazón y dedicación en un proyecto, este está destinado a triunfar.

Bahia Vik

“El propietario Alex Vik es noruego y cuando fue a estudiar a Harvard, Estados Unidos, conoció a su esposa Carrie. Lo interesante de su historia es que su madre es uruguaya, quien lastimosamente falleció cuando él era muy joven. De pequeño no frecuentaba Uruguay, entonces como que siempre tuvo una intriga por el país. Cuando nació su primera hija Caroline, tuvo el deseo de que ella se reencontrara con las raíces de su abuela. Al instante se enamoraron de Uruguay, principalmente del campo”, revela el ejecutivo. Así fue que Alex adquiere la propiedad que ahora conocemos como Estancia Vik, pensada primeramente como una residencia privada familiar.

“Alex buscaba un campo cerca del mar, pero de alguna forma este se volvió un proyecto de grandes dimensiones. Así me convocan para transformar el lugar en un guest house. Siempre se buscó mantener la idea original de que es una residencia que recibe invitados especiales, entonces realmente no tenemos hoteles, tenemos casas”, explica Maximiliano.

Alex Vik se enamoró tanto de José Ignacio, que describió a la región como el lugar donde se fusiona Wyoming con Saint-Tropez. “Al tener la estancia, aún nos faltaba la parte playera, así seguimos con Playa Vik y por último, Bahia Vik”, detalla Broquen.

Al conversar acerca del público paraguayo, Maxi confiesa que no era un mercado al que prestaban mucha atención, sino que estaban más enfocados en las regiones de Europa y Estados Unidos. “Realmente teníamos bodas de Argentina y Brasil, a lo que a Sudamérica nos referimos. Sin embargo, en un momento dado empezaron a surgir bodas de parejas de Paraguay. Es un mercado que hoy nos interesa muchísimo y vemos que vienen cada vez más a esta zona”.

Si tenés una residencia de verano en Punta del Este o José Ignacio, Vik Retreats ofrece —aparte del hospedaje— el disfrute de todas las actividades disponibles en las tres propiedades, que están abiertas al público. “Los servicios de wellness, spa, restaurantes y experiencias en Bahia, Estancia y Playa Vik están disponibles para visitantes”.

PLAYA VIK

Ubicada sobre Playa Mansa y con hermosas vistas panorámicas del océano, Playa Vik se destaca como un destino internacional de primer nivel. El retreat de estilo vanguardista resalta con un imponente edificio-escultura central, el corazón del complejo, y ostenta una importante colección de arte contemporáneo internacional y uruguayo.

La propiedad abrió por primera vez sus puertas en diciembre del 2010 y es el resultado de la colaboración entre los propietarios y el mundialmente famoso arquitecto Carlos Ott.

El edificio Escultura está rodeado por seis pequeñas casas de playa compuestas por dos o tres dormitorios y jardín privado. Cada casa posee su hogar a leña, y tiene un diseño exclusivo y distinto con obras de arte que decoran los interiores.

Separando las casas crecen las bellas plantas santarritas trepando y formando techos vivos, poblados de plantas y flores silvestres uruguayas que se extienden a lo largo del paisaje.

El área debajo de las casas ha sido excavada para crear un espacio adicional que alberga una bodega, sala de juegos, gimnasio y spa. Este espacio también incluye un comedor interior con enormes ventanales con vistas a Playa Mansa y al área de parrilla al aire libre.

UNA COLECCIÓN ALUCINANTE

Playa Vik ostenta una importante colección de obras de arte de importantes referentes internacionales y uruguayos, que pertenece a la colección privada de los propietarios. El arte y el diseño juegan un papel primordial en los espacios interiores y se encuentran presentes en todo el retreat los trabajos de artistas contemporáneos, como James Turrell, Zaha Hadid, Anselm Kiefer y Pablo Atchugarry.

El diseño está orientado hacia la reducción de la necesidad de uso de la electricidad mediante la maximización de recursos naturales para calefacción, refrigeración, ventilación y riego.

La propiedad funciona de manera amigable con el entorno, gracias a la utilización de tecnologías solares innovadoras, así como también de recolección y reutilización de agua. La calefacción se realiza mediante calefactores radiantes, generada por tubos solares, y los hogares a leña también proveen calefacción adicional.

La oferta gastronómica de Playa Vik celebra la cocina de Uruguay. El hotel alienta a los huéspedes a comer al estilo familiar, en el comedor interior o en la terraza al aire libre, con vistas a la parrilla.

Los huéspedes pueden optar por el tradicional asado uruguayo, pescados frescos y frutos de mar, frutas y hortalizas cultivadas en la zona y pastelería casera, todo preparado por el talentoso chef de la casa. El ambiente acogedor, sin lugar a dudas, convertirá tu cena en un momento ameno y, por experiencia propia, el plato La pesca del día es un must.

EXPERIENCE CONCIERGE

El complejo —así como todas las propiedades de Vik Retreats— ofrece el programa Experience Concierge, a través del cual expertos autorizados brindan a los huéspedes la oportunidad de ver José Ignacio y la costa como un sofisticado nativo del lugar.

LA PISCINA

La impactante piscina infinity se extiende más allá de la terraza de piso de madera hacia la playa que se encuentra debajo; con 22 metros de largo, la piscina posee un mapa del cielo del hemisferio sur creado con diminutos puntos de luces de fibra óptica en el fondo de la piscina.

ESTANCIA VIK

La propiedad se encuentra en un área de 1500 hectáreas sobre un campo de ondulantes colinas junto al arroyo y la laguna José Ignacio, que desembocan en el océano Atlántico Sur, a tan solo un kilómetro y medio de distancia. La edificación de estilo colonial español ostenta una estructura de 470 m2 y se convirtió en un refugio exclusivo del arte, la naturaleza y el diseño.

Los propietarios colaboraron en el diseño de la estancia con el arquitecto uruguayo Marcelo Daglio. El resultado fue una estancia de estilo tradicional español, inaugurada en el 2009, con muros blancos de adobe y techos de tejas rojas con veredas techadas que conectan los múltiples patios y jardines de ensueño.

Los amplios patios poseen sectores de relax, esculturas, espacios que ofrecen un reparo del sol y extensos jardines y huertas de hierbas orgánicas.

El sector sur de la estancia dispone de un gran jardín y una piscina de 20 metros. El fondo de la piscina está salpicado de luces de fibra óptica que representan las constelaciones que se aprecian en el cielo del lugar.

LAS SUITES

Los espacios de alojamiento de la Estancia se encuentran separados en dos alas y cada una posee seis lujosas suites. Todas cuentan con cuartos de baño completos, bañera separada y ducha; y las máster suites además exhiben una ducha exterior al aire libre.

Las doce suites privadas son de diseño exclusivo e integran obras de arte originales concebidas especialmente para cada espacio.

LA GASTRONOMÍA Y EL TRADICIONAL ASADO URUGUAYO

Estancia Vik posee un comedor de ladrillo abovedado que resulta perfecto para una cena íntima para dos, o una fiesta para cuarenta personas.

Manteniendo la tradición del lugar, la Estancia posee una parrilla al estilo uruguayo, con las tradicionales paredes de chapa y un gran fogón central. El célebre artista uruguayo Marcelo Legrand pintó las paredes y el techo con su deslumbrante estilo caótico, otorgándole un aire contemporáneo a este tradicional espacio.

A las noches de asado de Estancia Vik las podría describir como de otro planeta. Las mesas están dispuestas alrededor del gran fogón, donde los comensales son testigos de un gran show de asado, con varios cocineros creando exquisitos platos en simultáneo, liderados por el talentoso chef de la casa, Marcelo Betancourt.

COMPROMISO CON LA NATURALEZA

Estancia Vik José Ignacio se ha convertido en una de las primeras propiedades lujosas a nivel mundial que están comprometidas con el cuidado del medioambiente mediante la utilización de una variedad de prácticas y tecnologías sustentables.

Inspirada por el magnífico paisaje de José Ignacio, la estancia fue diseñada para preservar la increíble belleza de su entorno natural. La incorporación de tres nuevos molinos de viento ha convertido a Estancia Vik en el primer retreat de lujo en su tipo con la capacidad de operar enteramente de modo autosustentable.

La experiencia de alojamiento para los huéspedes de Estancia Vik es una de las más exclusivas del mundo. Disfrutá de las cabalgatas a lo ancho de las pampas con los gauchos y explorá la vida silvestre, las aves y la naturaleza, los paseos en bicicleta, a pie o en canoa, y la pesca en el arroyo y la laguna de José Ignacio.

Practicá una gran variedad de deportes acuáticos, así como tenis y golf en las canchas de césped de la Estancia. Los huéspedes también pueden disfrutar de la piscina, el gimnasio y el spa.

Asimismo, una romántica capilla enclavada en un monte natural de árboles centenarios es el marco perfecto para bodas y otros eventos especiales.

Bahia Vik

Bahia Vik se encuentra ubicada a tan solo 20 kilómetros al noreste de Punta del Este, y abarca cuatro hectáreas de dunas en Playa Mansa. Este lugar acogedor es reconocido por sus increíbles puestas de sol y estilo bohemio descontracturado.

Inaugurada en el 2015 y diseñada por Alexander y Carrie Vik en conjunto con Marcelo Daglio, Bahia Vik constituye la visión de un retreat natural y contemporáneo que combina un paisaje de extensas playas con las dunas naturales y un fluir relajado entre el interior y el exterior, inspirado en el arte y el lujo Vik.

LOS BUNGALOWS

El retreat posee quince bungalows exclusivamente diseñados, emplazados en las playas de dunas, con un edificio central alrededor del cual gira la vida del complejo.

El edificio principal se define por una arquitectura abierta y espacios que fluyen, propiciando la convivencia entre los huéspedes. A un lado de la entrada, los huéspedes encuentran un sector de juegos y una pequeña boutique que ofrece una selección de artículos curados por Vik, como obras de arte uruguayo y artesanías.

Cruzando el soleado jardín, se visualiza un gran living room doble y comedor con vista a cuatro profundas piscinas espejo.

Cada bungalow se caracteriza por presentar un exterior diferente y exclusivo, interiores decorados con obras de arte. Emplazados en las dunas de las playas, el diseño integra de manera intencional el interior con el exterior, propiciando el máximo disfrute de la naturaleza.

Manteniendo la filosofía de Vik Retreats y celebrando el bello paisaje uruguayo, Bahia Vik también emplea prácticas respetuosas con el medioambiente.

Para disfrutar y pasar un buen rato, los huéspedes podrán relajarse en alguna de las cuatro impresionantes piscinas, experimentar un tratamiento de spa, o nadar en las olas de la bahía.

EL ARTE EN LAS PAREDES

El rol de los artistas una vez más tiene una participación importante. En Bahia Vik una amplia gama de artistas contemporáneos uruguayos e internacionales crearon instalaciones para cada uno de los espacios.

Aquí reaparece el trabajo de varios reconocidos artistas, mientras que muchos nuevos talentos hacen su debut, otorgándole al más nuevo Vik Retreat su propia estética distintiva, de naturaleza más contemporánea.

GASTRONOMÍA Y LA SUSANA

La gastronomía de Bahia Vik emplea ingredientes cultivados y producidos localmente. Los huéspedes pueden disfrutar de sus comidas en la amplia terraza al aire libre, junto a alguna de las piscinas, en el patio o el comedor.

Pegado al retreat se encuentra un spot muy frecuentado por paraguayos, La Susana. En este restaurante Vik, los huéspedes pueden pasar el día disfrutando de la playa desde el lounge mientras beben una caipiroska Christiania. Si lo desean, también pueden optar por un paseo hasta el tranquilo bar de playa.

La experiencia en La Susana continúa hasta el atardecer acompañada con música, creando esa onda sudamericana auténtica con una atmósfera relajada y entretenida que realmente no tiene precio.